La pandemia del COVID-19 ha tenido un impacto económico severo en el mundo. Buscando disminuir la velocidad de propagación del virus, varios gobiernos instauraron medidas de confinamiento desde principios de 2020. Sin embargo, esto ha generado barreras al acceso de alimentos a nivel mundial, sobre todo en los grupos más vulnerables (FAO et al., 2020). La falta de una nutrición adecuada es preocupante pues tiene repercusiones negativas en la salud y el desempeño físico y mental en todas las etapas de la vida, en especial en la primera infancia. En el largo plazo, está asociada incluso con una menor productividad e ingreso de los individuos (World Bank, 2006). Desde el inicio de la pandemia, en la región latinoamericana, en México, Guatemala y Colombia alarma la disminución de los ingresos y el aumento de los precios de los alimentos (RIMISP, 2020).

Publication type: 
Brief
Date: 
April 15, 2021
Country: 

Research