En la última década, más de 6 millones de venezolanos han abandonado su país. Alrededor de 1.85 millones se encuentran actualmente en Colombia (GIFMM, 2021). Los desafíos para integrar socioeconómicamente a esta población en el país son innumerables. El 08 de febrero de 2021, el gobierno colombiano tomó la decisión de regularizar su estatus migratorio en Colombia y caracterizarlos a través del Estatuto Temporal de Protección para Venezolanos (ETPV). De acuerdo con datos de Migración Colombia, en menos de un año, más de 1.74 millones de migrantes venezolanos en Colombia finalizaron el proceso de pre-registro (RUMV) y más de un millón finalizaron el registro biométrico, pasos fundamentales para el proceso de regularización. La escala y velocidad de este proceso de regularización es única en el mundo, en particular considerando que ciertos grupos sociales, como los migrantes en condición irregular, son difíciles de encontrar y caracterizar. Por ejemplo, un estudio realizado por investigadores de la universidad de Yale encontró que la población de migrantes indocumentados viviendo en los Estados Unidos puede ser el doble de la que se ha estimado a través del censo por décadas (FazelZarandi et al., 2018).

En Colombia, algunas de las principales barreras para caracterizar y regularizar a la población migrante venezolana han sido la constante movilidad geográfica, altos niveles de vulnerabilidad socio-económica, precariedad en el acceso a internet y dispositivos móviles, desconfianza hacia las instituciones encargadas del proceso de regularización, miedo al arresto o a la deportación, entre otras. En esta nota de política pública se destaca el rol que los líderes y lideresas comunitarias y los medios de comunicación que estos utilizan han tenido en el proceso de regularización.

, Nicol Lesmes GuerreroAna María Rojas Méndez
Publication type: 
Brief
Date: 
April 07, 2022
Country: